Categories Menu

Buena presentación sudamericana en el U.S. Open 2020

Joaquín Niemann ocupó el puesto 23 en el U.S. Open

Un positivo balance para Sudamérica representó la presentación del chileno Joaquín Niemann y el colombiano Juan Sebastián Muñoz el pasado fin de semana en la edición 120 del U.S. Open Championship, el primer ‘Major’ de la campaña 2020-21 del golf mundial y que coronó en Winged Foot al estadounidense Bryson DeChambeau.

Niemann contabilizó una sumatoria de 290 golpes (+10) al final de esta exigente semana, ocupando así un lugar en el empate por el puesto 23 de la clasificación. Muñoz, a su turno, cedió terreno en las dos jornadas finales, cayendo a la casilla 56 con 301 tiros (+21).

Para ambos, fue su segunda presentación en este Abierto de Estados Unidos, una competencia que está catalogada como la prueba máxima del golf mundial y en el que los resultados como es tradicional suelen ser por arriba del par.

‘Joaco’ comenzó con buen paso, con una primera ronda de 68 y un complemento de 73, lo que le abrió el paso a las dos jornadas de cierre. El sábado consiguió mantenerse en el Top-20, cerrando con una tarjeta de 77 (+7) el último día que lo obligó a ceder algunas posiciones.

Muñoz, por su lado, también estuvo por primera vez en las cuatro jornadas de este Major, contando un fin de semana que no hizo justicia con su juego, al rematar con un score de 82 el domingo.

Más allá de los números, lo hecho por nuestros dos mejores jugadores del momento en el plano profesional se constituye en otro punto importante para el golf sudamericano en este año, consolidando a nuestra zona como protagonista en el contexto internacional.

En la parte alta del tablero, DeChambeau tuvo un rendimiento sin precedentes en Winged Foot, un campo que demandó más de lo necesario para poder coronarse en este abierto estadounidense.

El nuevo campeón entregó un total de 274 golpes (-6), con tarjeta de 67 (-3) final, aprovechando su ya conocida potencia y su estrategia de ir por el camino de la fuerza más que de la precisión, la cual terminó entregando grandes réditos.

Con 20 kilos más de peso ganado en musculatura durante la cuarentena, DeChambeau ha logrado construir un ‘swing’ potente, rápido y letal que solo pueden llevarlo a momentos como el que vivió en el día final.

En las cifras, el estadounidense le ganó a su compatriota Matthew Wolff con una contundente ventaja de seis golpes, descontándole la renta con la que había partido al día final (dos golpes) apenas en cinco hoyos.

Wolff, que buscaba convertirse en el primer debutante campeón en esta competencia desde el mítico Francis Ouimet (1913), terminó en el segundo lugar en solitario en 280 (pares) y con ronda final de 75 golpes.

Vea POSICIONES FINALES